Last Updated on abril 7, 2021 by Mary Pressler

conservation of electricity

¿Por qué es importante conservar energía?

Recientemente, las fuentes de energía renovable han recibido mucha atención por parte de los medios de información. Sin embargo, conservar la electricidad que ya se está generando también es importante para el desarrollo sostenible.

Muchas fuentes de energía tradicionales son finitas y contaminantes, y el reemplazo por tecnologías limpias beneficia la salud y el medio ambiente. Sin embargo, los mejores resultados se obtienen al combinar generación limpia y conservación de energía. Esto también reduce la inversión requerida en la red de transmisión, la cual es una porción considerable de las tarifas.

La eficiencia energética libera parte de la capacidad existente, evitando así costosas inversiones en nuevas plantas generadoras y líneas de transmisión. Cuando los aparatos de combustión se vuelven más eficientes, el mismo principio aplica para la distribución de gas natural.

Conservación de Energía: Motivos Ambientales

Todos los sistemas de generación eléctrica tienen un impacto ambiental que se debe considerar antes de una inversión. Esto es evidente cuando se trata de combustibles fósiles, ya que su uso libera gases de efecto invernadero en forma constante. Sin embargo, también los paneles solares y las turbinas eólicas tienen un impacto ambiental cuando se considera su ciclo de vida completo.

  • La materia prima se extrae de la tierra, y luego se transporta a plantas de manufactura.
  • Luego, se deben fabricar y ensamblar las partes de los equipos generadores.
  • Los equipos terminados luego se transportan a puntos de venta o sitios de proyectos.
  • El montaje y construcción también tienen un impacto ambiental: cierto desperdicio de materiales es inevitable, la maquinaria pesada produce emisiones, y se destruye parte de un ecosistema.
  • Finalmente, hay muchos materiales que se convierten en basura al terminar la vida útil de una planta generadora. Aunque varios componentes se pueden reciclar para nuevos proyectos, el proceso consume energía y otros recursos.

Cabe mencionar que las tecnologías de generación limpia tienen un mínimo impacto una vez que entran en operación. Por otra parte, las plantas a base de combustibles fósiles siguen produciendo emisiones durante toda su vida útil. Además, los combustibles fósiles tienen un impacto ambiental al ser transportados al sitio, mientras que recursos como el viento y sol llegan por cuenta propia.

La conservación de energía permite que más edificios operen con las plantas generadoras existentes. Por ejemplo, si un país entero logra reducir su consumo por 1,000 MW, esa capacidad ahora está disponible para nuevos edificios. Sin ahorro de energía, esa necesidad de 1,000 MW extra debe llenarse con nuevas plantas generadoras.

Conservación de Energía: Beneficios Financieros

Además de tener beneficios ambientales, la conservación de energía es una inversión rentable. En primer lugar, el ahorro energético reduce las facturas eléctricas que deben ser pagadas por hogares y negocios. El mejor punto de partida es una auditoría energética: cada edificio es único, y una medida de ahorro puede tener resultados muy diferentes en varias propiedades.

Cuando el ahorro energético se aplica a gran escala, también hay beneficios para las compañías de electricidad y gas. Gracias al ahorro energético, se evitan o se posponen costosas expansiones de los sistemas de distribución. Esto también beneficia a los consumidores, ya que dichas inversiones normalmente se recuperan con incrementos de tarifa. De hecho, hay varias compañías de electricidad y gas que otorgan incentivos a sus clientes que invierten en ahorro energético.

El desperdicio masivo de electricidad tienen a incrementar las tarifas, por diversas razones:

  • El consumo eléctrico no incrementa en forma pareja durante el día, concentrándose en las horas pico. En muchas redes eléctricas el consumo pico ocurre alrededor del atardecer, cuando la población está regresando a casa y encendiendo aparatos eléctricos.
  • La demanda pico es la más cara de cumplir, ya que las compañías deben tener plantas eléctricas disponibles para ese propósito en específico. Estas plantas solamente se utilizan unas pocas horas al día, pero sus costos fijos permanecen.
  • Las compañías operadoras de red deben expandir su capacidad de transmisión y distribución, según el crecimiento de la demanda pico. Sin embargo, la red trabaja muy por debajo de su capacidad el resto del día.

El resultado de estos factores es una red eléctrica más cara de operar, y estos costos adicionales se reflejan como mayores precios de kilowatt-hora. Las medidas de ahorro energético son incluso más valiosas cuando actúan en horas pico, ya que conservan la electricidad más cara de producir.

Conclusiones

La conservación de energía tiene sentido, ambientalmente y financieramente. A medida que los edificios se vuelven más eficientes, las redes eléctricas pueden satisfacer la demanda con menor inversión. Esto reduce el costo total de la red, así como su impacto ambiental. Conservar energía también beneficia a consumidores individuales, y las medidas de ahorro energético son una excelente forma de mejorar una propiedad. Considere que las facturas eléctricas se encuentran entre los mayores costos operativos, y las facturas de gas también pueden ser altas en lugares con inviernos fríos.